Museos más Importantes del Mundo
 
El Louvre

El Louvre

El Museo Nacional del Louvre está concebido por sus gestores como un gran museo enciclopédico del arte universal. Sus orígenes como museo se remontan a la Ilustración, que asienta el concepto de saber enciclopédico. Habiendo sido desde sus orígenes residencia real, siempre estuvo abierto a clases de arte y exposición de galerías para miembros de la Academia y artistas. Cuando se organizó como Museo Nacional se planteó como una gran escuela de arte, manteniendo su utilidad para los artistas, los estudiosos y más tarde, ya en el siglo XIX, para el público en general. Esta intención didáctica la readaptaron los ilustrados españoles cuando organizaron la colección del Museo del Prado en Madrid.

El edificio en sí resulta una muestra de la evolución de la arquitectura y del gusto coleccionista en Francia. El Palais du Louvre se levanta en los terrenos de un castillo de la Edad Media, del cual se conservan los cimientos y parte del foso. Sobre esta edificación se asentó uno de los mayores palacios reales de toda Europa; en 1527, Francisco I, rey de Francia y gran mecenas de las artes, encargó a su arquitecto Pierre Lescot una residencia próxima al núcleo cortesano de la Cité, en París. El gusto del monarca se decantaba por el Renacimiento italiano, estilo que empleó Lescot para realizar un edificio clásico organizado alrededor de un patio cuadrado, el Cour Carré. Dentro de esta primera fase de construcción hemos de mencionar otras dos intervenciones de importancia. La primera fue llevada a cabo por el sucesor de Francisco I, Enrique II; la segunda corresponde a la viuda de éste, Catalina de Médici, quien en 1564 encargó a Philibert de l'Orme la construcción de una segunda residencia real al oeste del Louvre, en los jardines de las Tullerías. Esta construcción constituye la primera ampliación del Louvre, puesto que en 1595 se unieron ambas residencias. Un segundo bloque de remodelaciones corresponde al siglo XVII, durante el cual se produjeron alternativamente un abandono de la residencia, que se convirtió en un mercado repleto de chabolas adosadas a los muros, y la restauración de la fachada ordenada por Luis XIV. Estas obras son las que marcan la estética actual del edificio, sujetas al estricto Barroco francés. Los arquitectos fueron Claude Perrault, autor del proyecto y doctor en Medicina, Le Vau y Le Brun. La intervención tuvo lugar entre los años 1667 y 1670. La última obra histórica tuvo lugar en 1800, bajo el reinado y el impulso personal de Napoleón Bonaparte. Ordenó construir el gran arco triunfal frente a la fachada, el llamado Arc du Carrousel; también llevó a cabo diversas tareas de restauración y la construcción del ala del Sena, encargada a los arquitectos Percier y Fontaine. Las obras las remataría Napoleón III, sobrino del emperador, con el ala norte en paralelo a la del Sena, lo que dota de simetría al conjunto. Hoy día, el Louvre ha sido ampliado recientemente: el denominado Grand Louvre, llevado a cabo por el arquitecto Ieoh Ming Pei en 1995. En esta ampliación se ha pretendido recoger nuevos criterios museológicos que flexibilicen las posibilidades del recinto y aumenten sus servicios. Es por ello que hoy cuenta con una extensísima zona lúdica que incluye restaurantes, librerías y tiendas de recuerdos, a lo cual se han añadido salas de proyecciones, de documentación e información bibliográfica, etc. Siendo un museo de carácter enciclopédico alberga un descomunal depósito artístico, que ha sido organizado en siete departamentos temáticos: las Antigüedades Orientales y las Artes del Islam, las Antigüedades Egipcias, las Antigüedades Griegas, Etruscas y Romanas, los Objetos de Arte en general, las Esculturas, las Artes Gráficas y, por último, su estupenda colección de Pintura. Aparte de estas áreas temáticas existe otra, referida en exclusiva al propio Louvre: el Louvre Medieval y la Historia del Louvre. En esta área se pueden observar los cimientos y parte del foso que rodeaba al primitivo castillo fortificado que era el Palais du Louvre. La formación de la colección sigue una evolución similar a la de la colección real española que se recoge en el Museo del Prado de Madrid. Cada rey impuso sus gustos personales y se ocupó de organizar las nuevas adquisiciones, hasta que durante los siglos XIX y XX las donaciones particulares o la intervención del Estado fueron las encargadas de incrementar los fondos y compensar los vacíos artísticos.

 

Museo del Prado

Museo del PradoLa construcción dl edificio que alberga el Museo del Prado fue impulsada inicialmente por Carlos III, dentro de sus afanes ilustrados, como Gabinete de Historia Natural, en el marco de una serie de instituciones de carácter científico, a ubicar en el proyecto de reurbanización del llamado Salón del Prado. A estos efectos, Carlos III va a contar con uno de sus arquitectos favoritos, Juan de Villanueva, autor, además de la sede del Museo, del cercano Jardín Botánico.

El proyecto arquitectónico de la actual pinacoteca fue aprobado por Carlos III en 1785, manifestándose como la culminación de la carrera de Villanueva y una de las cimas del neoclasicismo español, aunque, para ser sinceros, dada la larga duración de las obras y avatares posteriores, el resultado definitivo se apartaría bastante del diseño inicial.


Pese a que la construcción se desarrollara durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, hasta el punto de su práctica finalización a principios del siglo XIX, la llegada de las tropas francesas a España y la Guerra de la Independencia iban a dejar dura huella en el edificio, destinado a fines militares (Cuartel de Caballería), llegando a situarse casi en la ruina total. Sólo con el interés manifestado por Fernando VII y, sobre todo, por el de su segunda esposa Isabel de Braganza, se iniciaría, a partir de 1818, su recuperación, sobre la base de nuevos diseños del propio Villanueva, sustituido, a su muerte, por su discípulo Antonio López Aguado.

El 19 de noviembre de 1819 se inauguraba el Museo Real de Pinturas (primera denominación del museo), mostrando algunas de las mejores piezas de las Colecciones Reales Españolas, trasladadas desde los distintos Reales Sitios. Fallecida su gran impulsora meses antes, sin embargo, en reconocimiento de su labor, se bautizaría con su nombre al salón ovalado (actual Sala de Velázquez), que en aquel entonces tenía un balconaje desde el cual se podía observar la galería de escultura de la planta baja. En este comienzo el museo contaba con 3 salas y 311 cuadros, a los que en años sucesivos se irían añadiendo nuevas salas y obras de arte, destacando la incorporación de los fondos del polémico Museo de la Trinidad, creado a partir de obras de arte requisadas en virtud de la Ley de Desamortización de Juan Álvarez Mendizábal (1836) fusionado con el Prado en 1872.

Colecciones del Museo

Pintura Española. Cronológicamente desde murales románicos del siglo XII hasta Francisco de Goya (siglos XVIII-XIX), incluyendo pintura medieval, renacentista, El Greco, Zurbarán, Ribera, Murillo y Velázquez. Actualmente se trabaja en la puesta en valor de la pintura española del siglo XIX posterior a Goya

Pintura Italiana. Desde el primer Renacimiento (Fra Angelico, Giovanni dal Ponte, Mantegna, Botticelli) hasta el siglo XVIII (Tiépolo y Giaquinto). También, obras de Rafael, Caravaggio, Guido Reni, Carracci... y de la escuela veneciana (Tiziano, Tintoretto, Veronés y Bassano).

Pintura Flamenca y Holandesa. Primitivos flamencos (Weyden, Bouts, Memling) y El Bosco. Pintura flamenca del siglo XVII (Rubens, van Dyck y Brueghel)

Pintura Francesa. Poussin, Claudio de Lorena, Ranc, van Loo, Georges De la Tour o Watteau.
Pintura Alemana. Reducida en número, pero de gran calidad. Alberto Durero, Lucas Cranach, Baldung Grien y Anton Raphael Mengs.

 

La Galeria Nacional de Londres

Galeria Nacional de LondresLa Galería nacional en Londres (National Gallery en inglés) fue fundada en 1824 y se encuentra en el tercer edificio que se construyó para tal proposito, diseñado por William Winkins. Situado en la parte norte de Trafalgar Square, exhibe pintura europea de 1250 a 1900.

Historia

En 1823 el coleccionista ingles Sir George Beaumont ofreció entregar su colección de pinturas al gobierno británico para iniciar una galería de arte.

A la muerte del coleccionista John Julius Argersntein su colección fue puesta en venta fuera de Inglaterra. Un tercer donante, el reverendo Carr Holwell, ofreció sus obras para iniciar una galería. El Parlamento decidio crear una colección nacional y ofreció 60,000 libras esterlinas para comprar las pinturas de Angerstein.

La colección creció rápidamente con estas incorporaciones y se hizo necesario otro edificio capaz de albergarlas. En 1831 los planes del arquitecto William Wilkins fueron aceptados. Se eligió el sitio actual, se demolieron los edificios antiguos y la magnífica nueva galería fue inaugurada el 9 de abril de 1838.

Cuando se inauguró la Galería Nacional, la opinión generalizada era que las obras más destacadas eran las del Alto Renacimiento y el Barroco. Se utilizaba el término «primitivo» para la pintura italiana del 1300 y principios del 1400.

En el siglo XX, se hizo cada vez más difícil comprar pinturas importantes, debido a la intensa competencia de otras galerías y museos de los Estados Unidos y Alemania. Por lo tanto, la Galería Nacional comenzó a comprar obras de pintores modernos con las que se inauguró una nueva colección de pinturas del siglo XIX y principios del XX.

Algunas de sus obras más destacadas son:

Piero della Francesca: El Bautismo de Cristo
Jan van Eyck: El retrato Arnolfini
Sandro Botticelli: Venus y Marte
Leonardo da Vinci: La Virgen de las Rocas, La Caricatura, Burlington House
Michelangelo: El Entierro, La Madonna de Manchester
Raphael: Retrato de Pope Julius II, La Virgen de la Pinks, La Crucifixión Mond
Titian: Baco y Ariadna, Diana y Actaeon, La muerte
Agnolo Bronzino: Venus, Cupido, Locura y Tiempo
Caravaggio: Niño mordido por un lagarto, Cena de Emaús, Salomé con la cabeza de Juan el Bautista
Peter Paul Rubens: El Encabezamiento de Paille, El Juicio de Paris (dos versiones), Paisaje con Het Steen

 

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

Museo Nacional Centro de Arte Reina SofíaHistoria del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía          

El origen del edifico se remonta a 1566 cuando Felipe II decide reunir en una misma zona todos los centros sanitarios y hospicios de Madrid. Fruto de esta decisión, se crearon varios hospitales en torno a la calle Santa Isabel. La zona adquirió el nombre de Hospital General. En el siglo XVIII, Carlos III encargó al arquitecto Francisco Sabatini el diseño de un nuevo hospital que aglutinase a todo el conjunto del Hospital General; un nuevo edificio único del Hospital General. Con el paso de los años el edificio sufrió varias modificaciones y finalmente en 1977 fue declarado monumento histórico artístico.
En 1980 se encomienda a Antonio Fernández de Alba la restauración del edificio. La obra culmina a en 1988 con la colocación de las tres torres de ascensores de vidrio y acero ubicadas en el exterior del edificio.
En 1992 Sus Majestades los Reyes D. Juan Carlos y Dña. Sofía inauguraron la colección permanente del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Hasta ese momento el museo había acogido únicamente exposiciones de carácter temporal. A partir de entonces, queda constituido el museo oficial al que artistas de la talla de Dalí o Miró donaron obras propias.

La colección permanente del Reina Sofía            

Pablo Ruiz Picasso: La mujer de azulSalvador Dalí: El gran MasturbadorLa parte antigua del museo, el edificio de Sabatini, tiene 4 plantas. La parte nueva, la ampliación de Nouvel, tiene 6 plantas (tres de ellas entreplantas). El edificio nuevo está destinado a exposiciones temporales y usos diversos. El edificio antiguo de Sabatini alberga exposiciones temporales en la 1ª planta y la colección permanente en la 2ª y 4ª planta. La 3ª planta está cerrada al público:
La segunda planta muestra en 17 salas las obras desde finales del siglo XIX hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Se presentan las tendencias más relevantes de las vanguardias del siglo XX. Destacan las salas dedicadas a José Gutiérrez Solana, Juan Gris, Pablo Picasso, Joan Miró, Julio González y Salvador Dalí.
La cuarta planta del museo exhibe, entre las salas 18 y 45, la segunda parte de la colección. Se exponen autores y movimientos desde los años cuarenta a la actualidad. La muestra finaliza con unas salas dedicadas al arte producido en los últimos veinte años. En la cuarta planta destacan, entre otras, las salas de Antoni Tàpies, Antonio Saura y Eduardo Chillida.
Algunas de las obras más representativas de la colección permanente son el “Guernica” y “La mujer de azul” de Pablo Picasso, “El gran masturbador” de Salvador Dalí, “Guitarra ante el mar” de Juan Gris o “La tertulia del café de Pombo” de José Gutiérrez Solana
.

 

El Museo Metropolitano de Arte (Nueva York)

El Museo Metropolitano de Arte (Nueva York)El Museo Metropolitano de Arte (en inglés: Metropolitan Museum of Art o simplemente Met) es uno de los más destacados museos de arte del mundo. Situado en la zona de Manhattan en la ciudad de Nueva York, abrió sus puertas el 20 de febrero de 1872.

La colección del museo es de más de dos millones de obras de arte de todo el mundo. Las colecciones abarcan desde tesoros de la antigüedad clásica, representada en sus galerías de Grecia y Chipre, a pinturas y esculturas de casi todos los maestros de Europa y una gran colección de obras estadounidenses. Están expuestas obras maestras de Rafael, Tiziano, el Greco, Rembrandt, Velázquez, Picasso, Pollock, Braque y muchos más.

El museo posee un gran acervo de arte egipcio, africano, asiático, de Oceanía, Oriente Medio, bizantino e islámico.
Las galerías André Meyer encierran grandes obras de arte europeo del siglo XIX, con particular énfasis en los pintores impresionistas y post-impresionistas, así como una gran colección de esculturas de Rodin.

Historia

El museo se inauguró en el año 1872. Robert Lee Jenkins, un ejecutivo ferroviario, cuya colección privada fue donada al museo, fue el primer presidente. El superintendente fundador fue el editor George Palmer Putnam.
Al contrario que los museos europeos, el nombramiento de los altos cargos del Metropolitan no depende del gobierno ni de influencias políticas. Es una institución conocida por la trayectoria prolongada de sus directores. James J. Rorimer fue director desde 1955 hasta su muerte, el 11 de mayo de 1966. Lo sucedió Thomas Hoving, desde el 17 de marzo de 1967 hasta el 30 de junio de 1977, y Philippe de Montebello ostentó el cargo durante casi treinta años.

Pintura Europea

El Met posee una de las mejores colecciones del mundo de pintura europea. Aunque las piezas son sólo cerca de 2.200, posee muchas de las pinturas mundialmente más reconocidas.

El gran gasto de Met en compras de obra de arte proviene de este departamento, primeramente centrado en los maestros del siglo XVI al XIX, con énfasis en artistas franceses, italianos y holandeses. Muchos de los grandes artistas están presentes con gran cantidad de obras: el museo posee 37 pinturas de Monet, 21 óleos de Cézanne y 18 Rembrandts, incluyendo Aristóteles con un busto de Homero, pintura adquirida por un precio récord en 1961. Las cinco pinturas de Vermeer conforman su grupo de obras más grande existente en un solo museo; su producción total no llega a cuarenta. Otras obras destacadas son Autorretrato con sombrero de paja de Van Gogh, La cosecha de Pieter Brueghel el Viejo y La muerte de Sócrates de Jacques-Louis David.

En las últimas décadas el Met ha llevado a cabo la política de vender algunas de sus piezas menores para comprar piezas de talla mucho más importantes. Aunque este proceder es aún controvertido, ha ganado cierto número de obras de arte destacadas para la colección, como Retrato de Juan de Pareja de Diego Velázquez, comprado en 1971 por una cifra millonaria que superó el récord precedente de Rembrandt. La obra de Duccio Madonna y el Niño le costó al museo más de 45 millones de dólares, dos veces más que la suma pagada por cualquiera de las pinturas compradas con anterioridad. Esta obra es considerada, por su rareza y valor, “la Mona Lisa del Met”.

Galería Uffizi

Galería UffiziLa Galería Uffizi (Galleria degli Uffizi, en italiano) es un palacio de Florencia que contiene una de las más antiguas y famosas colecciones de arte del mundo.

La construcción del palacio de los Uffizi fue comenzada en 1560 por Giorgio Vasari, siguiendo órdenes de Cosme I de Médicis. Su finalidad inicial era albergar las oficinas de las magistraturas florentinas, una vez que se quedó pequeño el Palazzo Vecchio. De esta función deriva su nombre de «Galería de los Oficios». Las obras terminaron en 1581. Durante años, partes del palacio sirvieron para almacenar las piezas de arte de la magnífica colección de la familia Médicis.

Ante la extinción de la dinastía Médicis en el siglo XVIII, las obras de arte corrieron el riesgo de ser transferidas a Viena, ya que el ducado de Florencia pasó a ser dominio austríaco. Por suerte para los florentinos, la última duquesa Ana María había decretado la permanencia de la colección en Florencia al donárselas en su testamento al pueblo de Florencia, siendo el embrión de unos de los primeros museos modernos del mundo. La galería era abierta a los visitantes que lo solicitaban durante el siglo XVI y en 1765 abrió oficialmente al público como museo.

A causa de la magnitud de la colección, algunas obras fueron trasladadas a otros museos florentinos, como las esculturas, al Museo Bargello. Las limitaciones del edificio en cuanto a superficie de exposición aún siguen, aunque se ha proyectando su ampliación, que pasó de 6.000 m² a casi 17.000 m² en 2006 y 30.000 m² cuando finalice la propuesta de ampliación. Esta remodelación permitirá al público disfrutar de los enormes fondos del museo, casi desconocidos.

En 1993, un coche-bomba explotó en Via dei Georgofili, matando a cinco personas y produciendo graves daños al palacio. La parte más afectada fue la Sala de Níobe de esculturas clásicas y cuya decoración neoclásica tuvo que ser restaurada. La causa del atentado no fue esclarecida, aunque se sospechaba que la Mafia podría ser la responsable.

 

Museos Vaticanos

Museos VaticanosLos Museos Vaticanos nacieron con una pequeña colección privada de esculturas perteneciente a Julio II (1503-1513) situada en el llamado "Patio de las Estatuas del Belvedere" hoy llamado "Patio Octógono". Los Papas fueron los primeros soberanos que pusieron sus colecciones de arte y sus palacios a disposición de la cultura y del publico. Los Museos Vaticanos y las Galerías Pontificias nacen con los pontificados de Clemente XIV(1769-1774) y Pío VI (1775-1799), por esta razón los museos toman el nombre de museo Pío-Clementino. Mas tarde Pío VII (1800-1823) amplió notablemente las colecciones de Antigüedades Clásicas, añadiendo el Museo Chiaromonti y el Brazo Nuevo, y enriqueció la Colección Epigráfica situada en la Galería Lapidaria.

Gregorio XVI (1831-1846) fundó el Museo Etrusco (1837) con objetos provenientes de las excavaciones realizadas en la Etruria meridional desde el 1828; el Museo Egipcio (1839) con obras provenientes de exploraciones realizadas en Egipto y con otras que se encontraban ya conservadas en el Vaticano y en el Museo Capitolino; el Museo Profano Lateranense (1844) con estatuas, bajorrelieves, mosaicos de edad romana que no encontraban lugar en los Palacios Vaticanos. Al Museo Profano Lateranense Pío IX (1846-1878) se añadió en 1854 el Museo Cristiano, que comprendía esculturas antiguas con simbología cristiana, especialmente sarcófagos y inscripciones lapidarias. En 1910, bajo el pontificado de San Pío X (1903-1914), fue ampliado con el Lapidario Hebreo: una sección con 137 inscripciones provenientes de antiguos cementerios hebraicos de Roma, en su mayoría triadas del cementerio de la via Portuense, que fueron donadas por los dueños de las tierras, los marquéses de Pellegrini-Quarantotti. Estas últimas colecciones (Museo Gregoriano Profano, Museo Pío Cristiano y Lapidario Hebraico) fueron transferidas, por voluntad de Juan XXIII (1958-1963) desde el Palacio de Lateranense a un nuevo edificio construido expresamente en el Vaticano. En 1970 estas colecciones fueron abiertas otra vez al público.

También pertenecen a los Museos: la Galería de los Tapices, con una colección de tapices de diferentes manufacturas de los siglos XVI y XVII; la Galería de las Cartas Geográficas, decorada por Gregorio XIII ( 1572-1585) y restaurada por Urbano VIII (1623-1644); las Salas Sobieski y la de la Inmaculada Concepción; las Estancias y la Logia de Rafael, que Julio II y Leo X ( 1513- 1521) hicieron decorar; la Capilla del Beato Angélico, pintada bajo el pontificado de Nicolás V (1447-1455): la Capilla Sixtina, que toma el nombre de su fundador Sixto IV (1471-1484); el Apartamento Borgia, ya habitación de Alejandro VI (1492-1503); la Pinacoteca Vaticana, que Pío XI (1922-1932) colocó en 1926 en un edificio destinado a este fin cerca de la nueva entrada de los Museos; el Museo Misionero-Etnológico, fundado por Pío XI en 1926, organizado en los pisos superiores del Palacio Lateranense y después, por disposición de Juan XXIII, fue transferido en Vaticano, donde fue abierto otra vez al público en el mismo edificio que recoge las colecciones ex-Lateranense. En 1973 fue añadida la Colección de Arte Religioso Moderno y Contemporáneo, inaugurada por Pablo VI (1963-1978) en el Apartamento Borgia. El Museo Histórico, también fundado en 1973 y transferido en 1987 en el Apartamiento Papal del Palacio Lateranense, expone una serie iconográfica de los Papas así como recuerdos históricos de los Cuerpos armados pontificios y de la Capilla y Familia Pontificia, aunque los títulos honoríficos hoy ya suprimidos; en fin, una documentación del ceremonial ya no más en uso. En Vaticano hay todavía una sección de las carrozas y berlinas de los Papas. Desde el inicio del año 2000, los Museos Vaticanos reciben a los visitantes en una nueva y espaciosa entrada, donde se encuentran los servicios destinados al público, decorados por diferentes obras de arte, de la cuales dos fueron expresamente realizadas para el lugar.

El Museo d'Orsay

Museo de OrsayEl Museo d'Orsay es considerado por muchos como el museo más bello de toda Europa. Está situado en la orilla izquierda del Sena, en el lugar que ocupaba hacia 1870 el Tribunal de Cuentas, destruido durante la Comuna. En 1898, fue reconvertido en estación de trenes por la Compañía Ferroviaria París-Orleáns, encargándole al arquitecto Víctor Laloux los trabajos de construcción, que apenas duraron dos años, pues se buscaba que estuviera construida antes de la Exposición Universal del 1900. Se trataba de una enorme nave central, de 135 m. por 40, cuya estructura metálica había sido hábilmente recubierta al externo con estucos color claro. La nave dio cabida a 16 andenes, restaurantes y un elegante hotel con 400 habitaciones. Sin embargo, en 1939 la denominada Gare d'Orsay fue abandonada, declinando lentamente. Casi para demolición, en 1973 fue declarado Monumento Nacional por el Presidente Pompidou, ocupándose activamente en la construcción de un museo dentro de él. Éste acogió el medio siglo de arte que va desde el Segundo Imperio de Napoleón III hasta los albores del Cubismo. El nuevo edificio conserva gran parte de la arquitectura original. Las salas están divididas en: escultura, pintores particulares como Daumier, Ingres o también se divide por estilos como puede ser el Impresionismo, que ocupa una sala con obras de muy diferentes autores como Monet, Manet o Degas. La escultura representada en el museo abarca los periodos de 1850 a 1870 con obras como "El Genio de la Patria", obra romántica en donde se deforman los objetos para expresar una idea o un sentimiento. También es interesante destacar la obra de Carpeaux como, por ejemplo, su Ugolino, que ya no responde a temas bíblicos o mitológicos, como hacían los pintores en su misma época, sino que se interesaba directamente por la naturaleza. La sala de Ingres plantea una obra que se encuentra a caballo entre dos épocas: el Clasicismo y el Romanticismo; la Fuente, del año 1820-1856, puede servir como ejemplo. También se encuentra en el museo bien representada la pintura de historia de los años 1850-1880, en la que el pintor Alexandre Cabanel ofrece una de sus mejores obras, La Muerte de Francesca de Rímini y Paolo Malatesta, del año 1870. Otro autor muy conocido fue Daumier, quien se interesó tanto por la pintura como por la escultura, el dibujo y la litografía. Otro autor que ocupa un amplio espacio es el pintor Gustave Courbet, que destaca por sus dotes como retratista, paisajista, pintor de naturalezas muertas y por su sensibilidad a la hora de pintar el cuerpo femenino. Otra sala la ocupan los pintores impresionistas y Manet; en este museo se encuentra una de sus mejores obras, Olimpia. Finalmente, hay artes aplicadas e industriales.

 

Museo Rijksmuseum de Ámsterdam

Museo RijksmuseumRijksmuseum de Ámsterdam

Es el mayor atractivo artístico del país. con sus más de 200 habitaciones es el museo más grande e importante de Los Países Bajos. Nació de la mano de Luis Bonaparte, hermano de Napoleón e inaugurado en 1885. Diseñado por el mismo arquitecto que la Centraal Station de Ámsterdam, P. J. H. Cuypers. El edificio combina elementos góticos y renacentistas. Siendo ricamente adornado con numerosas referencias a la historia nacional. El imponente edificio está Incluido en la lista de los 100 mejores monumentos holandeses de la UNESCO y es para la muchos el más bello de Ámsterdam.

La colección del Rijksmuseum de Ámsterdam

 Gran parte del millón de objetos que conforman la colección incluye obras del siglo XVII de maestros holandeses. Este museo tiene una de las mejores colecciones sobre arte y objetos de Los Países Bajos.

Las pinturas dan una visión general de la pintura holandesa del siglo XV hasta el años 1900. El énfasis esta puesto principalmente en los maestros holandeses del siglo XVII.

 La escultura y la colección de artes decorativas incluyen muebles, esculturas y otros trabajos en madera, oro y plata, cerámica y vidrio, y textiles entre otros.

La colección de arte asiático, proviene de China, Japón, India e Indonesia.

En  concreto la colección incluye cuadros de historia, maquetas de barcos, armas, banderas, objetos de oro y plata, trajes, documentos, curiosidades y otros importantes objetos relacionados con la historia política y militar de Holanda.

 En el piso superior se encuentra lo más destacado del museo, un lugar conocido como Galería de Honor, o el salón de la fama, donde encontrará sin tener que buscar, las obras más importantes.

 De Rembrandt
"La ronda de noche”
“Los sindicos de los pañeros”
“La lechera”
“Negación de San Pedro”
“La novia judía”

De Johanes Vermeer
“Mujer leyendo una carta”
Encontrará otras obras de artistas que pertenecen a la escuela de Rembrandt.

Un poco de historia sobre el Rijksmuseum

La base de la colección del Rijksmuseum ha sido lo acumulando a lo largo de los siglos por los diferentes gobernadores.
En 1808 por orden de Luis de Napoleón los objetos y obras de la conocida como Galería de Arte Nacional se trasladaron a Ámsterdam. Y llevadas al Palacio Real de Ámsterdam y otros edificios.
En 1885 el diseñador Cuypers finalizaba la construcción del edificio, iniciada en 1876.
Debido a las colecciones el museo ha estado en constante crecimiento y cambio. Se han llevado a cabo importantes acciones, tanto de ampliación y restauración.
Entre 1904 y 1916 se construyeron las salas del lado suroeste, el hoy conocido como el ala Philips.
En los años 1950 y 1960 los originales patios abiertos fueron cerrados creando espacio para nuevas salas.
Actualmente se lleva a cabo una importante y larga reforma que debe concluir en 2013, aunque el museo puede visitarse y admirar las obras de arte más importantes.

El Museo Hermitage

EL MUSEO HERMITAGE EN SAN PETERSBURGOEL MUSEO HERMITAGE EN SAN PETERSBURGO

El Hermitage se encuentra situado en el corazón de San Petersburgo, entre el malecón del río Neva y la Plaza del Palacio.

El Hermitage ocupa cinco edificios unidos (el Palacio de Invierno, el Teatro de Hermitage, el Hermitage Pequeño, el Hermitage Viejo y el Nuevo Hermitage) que forman un hermoso conjunto arquitectónico.

Actualmente el Hermitage atesora más de dos millones y medio de objetos culturales y artísticos de los pueblos de Europa y Oriente desde los tiempos más remotos hasta el siglo XX.

La historia del Hermitage se inicia con Pedro el Grande, cuando adquirió varias obras de arte, entre las que se encontraban David despidiéndose de Jonatan, de Rembrandt y La Venus de Táurida. Se considera que el museo nació oficialmente en 1764, cuando un comerciante berlinés envió 225 cuadros a Catalina II en pago de unas deudas. Al recibirlos Catalina quiso que su galería no fuera superada por las colecciones de otros monarcas y comenzó a comprar casi todo lo que se vendía en subastas europeas.

El Palacio de Invierno, que pasó a formar parte del museo en el año 1922, fue durante dos siglos la residencia principal de los zares. Había sido construido para la emperatriz Isabel, hija de Pedro el Grande, y sus fachadas, el interior de la iglesia palaciega y la majestuosa escalera principal son un raro ejemplo del llamado barroco ruso del siglo XVIII. Sin embargo las salas del palacio son del siglo XIX, pues tras incendio de 1837 se reconstruyeron según la moda de la época. A pesar de que se convirtieron en salas de exposiciones no han perdido todo su esplendor. La más bella de todas es la sala Malaquita; sus columnas, pilastras, chimeneas, lámparas de pie y mesitas están decoradas con malaquita de los montes Urales. El verde vivo de la malaquita, combinado con el brillo del dorado y el mobiliario tapiado con seda de color frambuesa, determinan la impresión fantástica de esta sala.

Una riquísima colección del mejor arte

En el edificio del Hermitage nuevo encontramos una parte de la colección de los maestros italianos, que fue construido por Nicolas I y abrió las puertas al público hace 150 años. Aquí se encuentra arte italiano de los siglos XIII al XVIII La Anunciación de Martini, La visión de San Agustín, de Lippi, La virgen y el niño de Fra Angelico, El tañedor de laúd de Caravaggio. La única obra de Miguel Ángel, El niño en Cuclillas estaba destinada al panteón de los Médici.

En las salas grandes, decoradas con vasos de malaquita y lapislázuli, se hallan la exposición de pintura italiana y la colección de pintura española, considerada como una de las mejores fuera de las fronteras de España. En ella se puede ver obras de El Greco, Velázquez, Ribera, Zurbarán, Murillo y Goya. La riquísima colección de los pintores españoles del siglo de oro perteneciente al banquero Coesvelt, reunida durante la guerra napoleónica, llegó al Hermitage en 1814. En esta época las adquisiciones se hicieron ordenadas y el museo compraba las obras que se consideraban imprescindibles para reflejar con plenitud la historia del arte. Además de las pinturas españolas, a principios del siglo XIX se adquirieron cuadros de maestros de los Países Bajos. Esta colección no es grande pero tiene obras maestras de Robert Camping, Roger van del Weyden y Hugo van del Goes.

En todas las épocas los coleccionistas de Rusia tuvieron una afición especial por el trabajo de los pintores flamencos y holandeses del siglo XVII. Cinco salas del Hermitage Nuevo atesoran obras de Rubens, desde las más tempranas hasta las últimas, célebres retratos de Van Dyck, escenas de caza de Paul de Vos y abundantes naturalezas muertas de Frans Snyders. La colección de pintores holandeses cuenta con más de mil cuadros de todos los géneros. Los lienzos de Rembrandt ocupan una gran sala y dan una clara idea de toda so obra creativa: el retrato juvenil de su esposa Saskia, representada como la diosa Flora, el trágico Descendimiento de la cruz, el penetrante retrato del anciano en rojo… y al final la joya de la colección, el regreso del hijo pródigo, escena evangélica en que el maestro pudo expresar su fe en el bien y en el amor humano.

La colección del arte francés de los siglos XV al XVIII es la segunda en importancia en el mundo después de la del Louvre. Los lienzos de Poussin, Watteau y Chardin se alternan con creaciones de los mejores escultores franceses y una riquísima colección de arte aplicado. Un atractivo especial del Hermitage es su fantástica colección de pinturas del impresionismo y el post-impresionismo francés y de los maestros de principios del siglo XX. Estas obras fueron compradas, y a veces encargadas directamente a los maestros, por los coleccionistas moscovitas Serguei Schukin y Mijail e Ivan Morozov. Los paisajes de Moner y Sisley que revelan el proceso de afianzamiento del método impresionista, en encanto de las imágenes femeninas de Renoir, el halo intelectual de las obras de Cezanne, la expresividad de Van Gogh, la serenidad de los paisajes de Oceanía de Gauguin, la armonía cromática de las numerosas obras de Matisse y de las más de 30 obras de Picasso.

 Museo de Arte Moderno de Nueva York

Museo de Arte Moderno Nueva YorkEl Museo de Arte Moderno de Nueva York (llamado también MoMA, siglas en inglés de Museum of Modern Art) es un museo de arte situado en Manhattan en el 11 West con la calle 53 de Nueva York. El Museo de Arte Moderno de Nueva York abrió sus puertas al público el 7 de noviembre de 1929, y fue fundado por los filántropos estadounidenses Lillie P. Bliss, Mary Quinn Sullivan y Abby Aldrich Rockefeller para "ayudar a la gente a entender, utilizar y disfrutar de las artes visuales de nuestro tiempo". Es uno de los mejores museos de arte moderno del mun El Museo se fundó como entidad privada, beneficiándose de numerosas donaciones de sus miembros y de empresas, siendo un ejemplo para otros museos de su clase, ampliando las fronteras del arte a disciplinas no admitidas en otras galerías.

Es considerado uno de los santuarios del arte moderno y contemporáneo del mundo, constituyendo (a juicio de muchos) una de las mejores colecciones de obras maestras. Alberga piezas tales como La noche estrellada de Van Gogh, Broadway Boogie Wogie de Piet Mondrian, Las señoritas de Avignon (1906) de Pablo Picasso, La persistencia de la memoria de Salvador Dalí y obras de artistas norteamericanos de primera fila como Jackson Pollock, Andy Warhol y Edward Hopper. El MoMA posee además importantes colecciones de diseño gráfico, diseño industrial, fotografía, arquitectura, cine e impresos.
Cuando el Museo de Arte Moderno comenzó a exponer sus obras, gran parte del público de aquella época despreciaba el cubismo y el arte abstracto, porque chocaban con las líneas directrices que hasta ese momento marcaban la pauta del "verdadero arte".

De las primeras vanguardias del siglo XX, el MoMA conserva obras clave de Pablo Picasso, Marc Chagall, Kandinsky, Mondrian, Henri Matisse, etc. Tiene un Jardín de Esculturas con obras Auguste Rodin, Alexander Calder, Louise Nevelson, Pablo Serrano y Aristide Maillol, además de una sala de cine.

Después de cuatro años de reformas, en 2004 fue inaugurado el nuevo MoMA, con casi el doble de espacio. El museo tiene dos restaurantes y una cafetería. Este museo está abierto de miércoles a lunes desde las 11 hasta las 18 horas; los jueves, hasta las 21 horas. Está cerrado al público los martes y los días de Acción de gracias y Navidad.

En 2012 ha sido el primer museo del mundo en adquirir el código fuente de videojuegos al considerarlos arte.

La Galería Nacional de Washington

La Galeria Nacional de WashingtonLa Galería Nacional de Arte (en inglés: National Gallery of Art o NGA) es un museo de arte, que se encuentra en el National Mall de Washington D.C.

El museo se fundó en 1937 por un acta del Congreso de los Estados Unidos, con fondos para la construcción y una sustanciosa colección de arte de Andrew W. Mellon. Samuel H. Kress contribuyó a la colección original de arte italiano. Hito clave en los inicios del museo fue la compra de un lote de cuadros del Ermitage de San Petersburgo que el gobierno soviético accedió a vender para obtener divisas.

El museo se compone de dos edificios unidos por un pasaje subterráneo. El edificio original, que actualmente se conoce como edificio oeste, se abrió el 17 de marzo de 1941. Fue considerado el mayor de su época construido en mármol. Es de diseño neoclásico, con un pórtico con columnas y una bóveda que recuerdan el Panteón de Agripa. También tiene unas alas simétricas a ambos lados de la cúpula. El proyecto es de John Rusell Pope, cuya otra gran obra en Washington también incluye una cúpula, el Monumento a Jefferson.

El diseño del edificio este es del arquitecto Ieoh Ming Pei y también es geométrico, aunque fragmentado en comparación con el clasicismo del edificio oeste. Desde el aire hace pensar en diamantes entrelazados. Abrió sus puertas en 1978.

El edificio oeste expone una gran colección de pinturas y esculturas de maestros europeos, la cual abarca obras desde la época medieval hasta el siglo XIX, con algunos trabajos anticipadores del siglo XX de artistas estadounidenses. Entre las obras más importantes del museo se incluyen trabajos de Duccio (un tríptico de La Natividad), Jan van Eyck (La Anunciación), Rogier van der Weyden (Retrato de una dama), Vittore Carpaccio (La huida a Egipto), Rafael (La Madonna de Alba), Giovanni Bellini (El festín de los dioses), Giorgione (La Natividad Allendale), Tiziano (Venus y Cupido con un espejo), El Greco (Laocoonte y sus hijos), Jan Vermeer (Mujer sosteniendo una balanza), Rembrandt van Rijn (el paisaje El molino y el Autorretrato de 1659), Rubens, Van Dyck, Fragonard (Muchacha leyendo), Jacques-Louis David (Retrato de Napoleón en su gabinete de trabajo), Ingres, Claude Monet, Vincent Van Gogh y la única pintura de Leonardo da Vinci en Estados Unidos: Retrato de Ginebra de Benci, procedente de la colección de los príncipes de Liechtenstein.

El edificio este se centra en arte moderno y arte contemporáneo, con una colección que incluye obras de Pablo Picasso, Henri Matisse, Jackson Pollock, Andy Warhol y Alexander Calder. También alberga las oficinas centrales del museo y un centro de investigación.

 

 

 

 

Reproducir Música / Suscríbete a Mi Lista de Correo